martes, 28 de abril de 2015

Su primera vez en la laguna

Recordaba vagamente la primera ocasión en que pisó suelo italiano, Tenerife-Milano Malpensa, en una época en la que Roaming, era un termino nonato para las empresas de telecomunicaciones y las terminales de los aeropuertos carecían de puntos de recarga para los dispositivos móviles pese a encontrarse ya en el S.XXI.

Sus primeras 4 horas discurrieron en la terminal 2, su recién adquirido ejemplar de Christine, la machina assasina, de Stephen King, de la editorial Mondadori, su primera novela escrita en el idioma de Alighieri y aquel banco de aquella ya, solitaria dependencia aeroportuaria, su lugar de reposo y lectura durante aquella primera espera.

Alojado en un Camping próximo a Venezia, acompañado de su ya consolidada pareja, amaneció a la mañana siguiente, una ducha y un autobús hacia Piazzale Roma, como era habitual en él, camino por las calles menos transitadas de una de las ciudades más filmadas visitadas y fotografiadas del mundo, los gritos de los Venecianos tratando de abrirse paso entre los muchos turistas que ya, caminaban por sus calles, los reflejos de la luz en el agua de los canales y el color de los puestos flotantes de venta de frutas y hortalizas fueron suficientes para dejar una huella que perduraría en su mente años después.

La sensación de libertad que se experimenta en lugares donde nadie te conoce, donde pasas desapercibido y puedes campar a tus anchas entre el gentío y observar sin ningún tipo de cortapisa a una multitud en tu misma situación que, de una manera hipnótica sigue sin rechistar a su guía, siempre le había llamado mucho la atención, le extrañaba la nula capacidad de búsqueda de información previa y de la capacidad de poder recabar datos de su propia experiencia en el momento presente, callejear, perderse de manera consciente y llegar finalmente al punto deseado, le proporcionaba una paz difícilmente descriptible, salvo por un brillo en los ojos que a duras penas podía disimular.

Piazza San Marco, una simple referencia, a sus espaldas, la Basílica y e, Palazzo Ducale, y por delante, el acceso a las tiendas de las grandes marcas y un callejón que conducía al despacho de Roberto, su lugar de trabajo.

Se querían, ambos estaban enamorados y se habían encontrado en un escenario perfecto que, además, ella conocía perfectamente, pues día a día lo recorría para acudir a su trabajo de administradora de la propiedad y que volvía a recorrer para regresar a su casa de Gaggio.

Caminaban abrazados, cogidos de la mano, y charlando, él con su todavía tosco y torpe italiano aprendido en sus innumerables conversaciones telefónicas, ella feliz de tenerlo a su lado después de algunos meses sin verse y contenta de saber que, harían cualquier cosa el uno por el otro.

Ella era una de las personas más generosas que el se había encontrado nunca, él, quizá, uno de los pocos románticos que todavía quedaban en el mundo que ella conocía, además de aquel aura de exotismo del amante extranjero y ambos, juntos, caminaban ya bajo la luz de la luna sobre la laguna.

Mañana volverán a caminar juntos, sin embargo desde la ultima vez que lo hicieron, han pasado ya mas de 10 años, han tenido 4 hijos, 2 cada uno y con parejas distintas, sus vidas han ido tomando caminos diversos pero, nunca han dejado de quererse, nunca sea han olvidado el uno del otro y han creado una hermosa amistad que ha vencido a la distancia y al paso del tiempo, volverán a caminar, puede que de la mano, puede que abrazados, lo que es seguro es que habrá dos buenos amigos juntos de nuevo en la ciudad mas hermosa del mundo, se contarán mil aventuras, compartirán mil recuerdos y fabricarán muchos mas en un presente nuevo que seguirán recordando y que será una experiencia única y suya. 

Venezia cambió sus vidas, como lo hizo Tenerife, ya no estará Paul bailando con Ambra, al señorita Fletcher tampoco, y dos amigos, se seguirán queriendo por que de una manera u otra, ambos saben que siempre estarán ahí cuando se necesiten, así de simple, así de fácil.



Policromía



Warhol, Rotko o Miró, Kandinski, Dalí o Puhinger, pasando por Granell o Lempicka, todos en algún momento hemos pasado ante uno de sus cuadros, nos hemos emocionado o transportado en el tiempo, algunos hemos tenido la suerte de caminar por El Prado, Orsai o el Thyssen, viajado por el Pompidou, la Tate y cuando ya no quedaba mas remedio, por el propio Marco, y hemos dejado paso a los caudales de nuestra imaginación, nos hemos formado una composición interior que pasado el tiempo justo de maduración, termina dando frutos, en ocasiones mas sabrosos que en otras y a medida que pasan los años y las inquietudes artísticas aumentan, la neurosis y la búsqueda de nuestro propio estilo, nuestra seña y nuestro, en definitiva, modo de crear y mostrar nuestras propias creaciones, crece, o al menos así debería ser, evolucionamos y cambiamos cada día nuestros puntos de vista, nuestras perspectivas y por que no decirlo, nuestras personales e intrínsecas maneras de actuar, eso a lo que han denominado carácter o personalidad, que nos han maleducado para que no cambiemos y la defendamos a muerte, convirtiéndonos en yihadistas del Yo, auténticos integristas del monocromo de las vidas en escala de grises que, si nos paramos a pensar y a observar, nos lastran y limitan, generan extraños apegos materiales y estupidas filosofías vitales que giran en torno al estado de bienestar, a una falsa felicidad condicionada por el entorno social, por los prejuicios de una masa inconsciente que, admitámoslo, es estupida.

Hemos enterrado el amor propio dejando vía libre a una serie de extrañas formas de amar, proyecciones de ideales utópicos que tratamos de imponer a nuestros compañeros de viaje y que no hacen más que, engañarnos continuamente, obligándonos a vivir en una mentira crónica de la que no somos participes sino meros instrumentos de un azar caprichoso y cruel que nos conduce hacia el mismo lugar a todos, la muerte. Una muerte para la que no nos preparan, para la que no nos dicen nada pues, seguimos siendo animales asustadizos a los que las verdades absolutas aterran y que hemos generado creado y venerado a una serie de dioses que jamás nos han aportado respuesta alguna a ninguna de nuestras dudas existenciales. Este universo finito, o infinito que tratamos de descifrar, se nos queda demasiado grande, nuestra propia mente de por si, se nos queda grande, y cada día somos mas pequeños si cabe.

Pero creamos, creamos un montón de belleza, y llevamos haciéndolo desde que llegamos aquí, es curioso como nos conmueve una sucesión de 7 frecuencias entrelazadas entre si, como nos convulsiona la mezcla de los pantones de una paleta y su resultado sobre el lienzo que, en la penumbra del taller, va tomando forma o de ese pequeño bloque de arcilla con el que se inicia el boceto de piezas como, La Piedad o La Victoria de Samotracia, y seguimos creando,  experimentado y proponiendo cánones e ideales de belleza, a veces demasiado snobistas demasiado innovadores, pero buscando, una búsqueda que puede conducirnos a la locura mas absoluta, al mismísimo suicidio tanto artístico como físico, la perfección es una ilusión que nos mueve, una suerte de dios pagano una deidad inexistente que nos empuja a buscar siempre una vuelta de tuerca mas, Goethe, Larra o Mahler, cada uno en su lugar cada uno en su momento y según su sociedad y su comunidad, construyeron mundos policromados, en la mayoría de los casos, no fueron apreciados hasta siglos después de sus muertes, por que el tiempo,no siempre ha tenido que correr tan rápidamente, hubo un tiempo en el que no existía la religión del Ya, no ha tenido que ser necesariamente mejor, pero si, al menos, distinto.

Cada uno de nosotros a nuestra manera,según nuestras necesidades, creamos, tenemos ideas, miedos y, en función de muchas variables, llegamos  o no a poner en práctica aquello que se nos ocurre en algún momento de nuestras vidas, no todos lo hacen, no todos lo consiguen, no todos estén preparados para asumir las consecuencias. 

Dar un paso no te convierte en mejor o peor persona, no hacerlo tampoco te hace ser mas o menos cobardeal igual que, intentarlo una y otra vez no te volverá idiota, cada uno se establece sus límites, sus objetivos y en base a eso tratamos de vivir, que no es poco.

Cada gama de colores es distinta, cada ser humano es único a su manera e igual al resto según aquellos que parecen estar al mando, un mando que nadie les ha dado, pero que tienen por pura inercia, no se trata de convertirnos en guerrilleros, de ser revolucionarios de rifle y emboscada, la revolución real, tenemos que empezarla desde 0, desde nosotros mismos y hacia el exterior, pero no tenemos tiempo de parar, de preguntarnos y respondernos con franqueza y hasta que no demos ese gran paso para el hombre tan insignificante para la humanidad, lo siento Mr Armstrong, poco a nada cambiará.



Reflexión para mi, por si se me olvida dejar de pensar en algún momento. 


lunes, 27 de abril de 2015

Todo problema tiene solución, solo hay que buscar en el lugar adecuado

el comandante no esperó, la tripulación siguió con sus protocolos y el avión despegó sin mirar atrás, algo muy normal sobre todo por que, no tienen ojos, por delante, el mostrador de la compañía aérea y una amable mujer al otro lado de la pantalla. 
"Su tarifa no acepta cambios mi cancelaciones,lo siento pero ha perdido toda posibilidad de volar hoy sin tener que desembolsar una pingüe cantidad de moneda de curso legal, voy a confirmar al menos su vuelta para que no pierda el billete completo."

Y se le cayó encima el mundo por un instante, sus glándulas secretoras oculares comenzaron a producir grandes cantidades de liquido y su cerebro otras tantas dosis de hormonas que le produjeron una angustia terrible, sentado en un banco del aeropuerto sopesaba que tipo de suicidio seria el mejor para un caso de estupidez suprema como el suyo. 

Mas, el suicido implicaba perderse todo el viaje además del importe del billete y su alma escocesa no se lo permitiría jamás, con lo cual, las hormonas cesaron, las lagrimas se reabsorbieron y sus dedos comenzaron a teclear Marco Polo presos de un frenesí arrollador, las tarifas y ofertas se pasaban sin pausa ante su cara, concentrada en atisbar el mejor precio posible para arreglar aquel desaguisado fruto de su mala planificación de los momentos previos a su llegada al aeropuerto, normalmente se daba unos buenos márgenes de tiempo para no verse en situaciones como aquella, su exceso de confianza, le había pasado factura pero, no lo había tumbado, al menos no sin plantar cara.

La sensación de soberana memez tardó bastante en dejarlo, mientras tanto había encontrado un nuevo vuelo, saldría dos días después, sacrificaba dos días en destino, pero, habría al menos un destino al que llegar...

Siempre hay un destino, siempre se puede encontrar algún tipo de solución, bloquearse, lamentarse y acuqulillarse en una esquina, solo sirve para, no conseguir nada. No siempre  se puede encontrar la solución ideal, claro está, pero hay que intentarlo, hay que poder echar la vista atrás y poder decir, "lo intenté, busqué y al final, encontré, quizá no era lo que esperaba antes de buscar, pero que caray, nunca sabes cuál será el resultado de la búsqueda, simplemente buscas, es mas de lo que hacen otros en tu misma situación, dejas de de pensar en los otros y te centras en lo que puedes hacer tu, o. En la manera y con las herramientas que puedas tener para tratar de conseguir tus objetivos, lo importante es tener objetivos, cumplirlos o no, ya es harina de otro costal.

Muchos habréis visto "El secreto", ese documental en el que se nos cuenta que, el universo está a nuestro servicio, "pedid y se os dará" un discurso bastante parecido por no decir calcado al de la iglesia católica. Visualiza e interioriza aquello que quieres para ti y lo tendrás. Si, realmente, la ley de la atracción funciona, pero no creo que lo haga en función de lo que se nos cuenta de manera superficial en el film, si no que, hay que buscarlo, creer en que va a suceder y trabajar para que suceda y, sucederá, también es cierto que, la visión que se nos da en el, es muy sui generis, solamente se nos muestra el plano material, serás rico, no tendrás deudas y te encontrarás viviendo en la casa de tus sueños, y, si te quedas en la superficie, desde mi punto de vista, serás un completo infeliz bien frustrado, es cierto que funciona si, pero antes de que comience a funcionar, debes estar preparado para creer que puedes, y a partir de ese momento, comenzarán a suceder cosas, si cosas, buenas y malas, por que si pensamos que solo pasan las bondades, seremos unos ilusos. 
Claro esta que, si solo visualizas e interiorizas, te faltará siempre algo.

Las soluciones están siempre ahí, esperando a que comencemos a buscarlas, por que lo mas importante es, querer encontrarlas, tenemos un extraño poder, que seguramente no podré explicaros, pero, lo tenemos y, de una manera u otra, llega un momento en el que, al menos, algunos, nos ponemos a ello.

Y siguió avanzando, por que solo así podía encontrar todo lo que el camino, que era su vida, tenía en sus márgenes.

Y se sentó a esperar al miércoles.

sábado, 25 de abril de 2015

La parte contratante de la primera parte...

Podría ser una de las frases mas famosas del gran Groucho, pero nada mas es, un pretexto, una licencia que me permito para comenzar a escribir sobre la ultima noticia que publicaba esta tarde en mis redes sociales, más concretamente en Facebook, ya he terminado de redactar el manuscrito en el que relato mis primer viaje a pie desde Vigo a Madrid, algo que los que seguís este pequeño rincón desde el primer día, sabéis que de alguna manera, ya había hecho, solo que, no de la manera en la que lo he escrito en esta ocasión.

El video diario que por aquel entonces fui creando, narraba el día a día, una visión superficial realmente  del camino-empresa que estaba realizando.

Hace no mas de un mes y medio, sentado en un sofá del Cabiria, tomando una caña con una persona  realmente muy especial, por múltiples motivos que podría contaros pero que no vienen al caso, hablábamos de aquellos días en que cargado con aquella mochila y un montón de ganas de hacer algo diferente recorrí pueblos y pueblos, y, me preguntaba si, no se me había ocurrido escribir todo aquello bajo la forma de, un libro. 

Pasados unos días, tomé mi cuaderno de notas y comencé a hacer memoria y, a escribir mis impresiones sobre mi viaje y con sorpresa descubrí que losa orígenes de todo aquello, de mi manera de escribir, de la temática de mis textos, que después fueron adaptados a la forma dramática, estaban impregnados de muchas mas influencias pasadas y presentes de lo que yo hubiera podido imaginar.

Por tanto, escribir se ha convertido en una especie de catarsis personal, un viaje hacia dentro en el que me he encontrado con multitud de personas, personas que tienen un lugar especial dentro de cada uno de los capítulos que he ido escribiendo, no todos cuentan la jornada de camino, no, van mucho mas allá, es por eso que, aun quedando varias fases antes de tener el texto definitivo, estoy muy contento de todo el proceso de creación, ahora toca revisar todo lo escrito y corregir los errores de redacción, convertirme en mecanógrafo para pasar el manuscrito a formato .doc o el que sea y, dejarlo listo y preparado para comenzar un nuevo periplo, el de ofrecerlo a las editoriales, pues me parece que tengo una muy buena historia que contar.

Espero terminar pronto esta segunda parte para lanzarme de cabeza a la parte contratante, del abajo firmante...

Mas madera....

miércoles, 22 de abril de 2015

Olor a café


           

Sobre el hornillo se escuchaba aquel gorgojeo de agua hirviendo y la casa se tornó hogar durante un instante, es extraño como un simple olor puede rememorar tantas cosas, lo extraño en realidad es, como relegamos a nuestra memoria olfativa a un plano inferior, dando importancia a todo aquello que podemos ver, pensó mientras pensaba lo mucho que la echaba de menos a su lado, cucharada de azúcar, echaba de menos muchas cosas, siempre echamos algo en falta, incluso, cuando está con nosotros de una u otra forma y manera, leche y remueve de derecha a izquierda.

Una extraña y suicida tendencia a rememorar el pasado anclaba su inicio de día y lo hundía en un pozo oscuro y claustrofobico que lo acunaba en su propio miedo al que pasará, fuera, abría el día, la ciudad dormida se desperezaba e iniciaba sus frenéticas rutinas, esas de las que todos parecemos querer escapar pero a las que nos aferramos sin apenas percatarnos, por que todos en ocasiones dejamos que la propia inercia nos lleve derivando hacia un lugar indeterminado en el futuro, esa constante incierta en el espacio-tiempo que nos gustaría planificar pero que en realidad nos asusta hacerlo en la mayoría de los casos, y a pesar de todo, aquel olor que inundaba sus fosas nasales y martilleaba en su subconsciente, señor de la gran mayoría de sus actos instintivos y quizá de algunos mas




Pero su vida estaba llena de escaleras, de subida y bajada, descansillos y mudanzas.


   

   
   

Y siempre siempre, encontraba una salida, un momento de paz, aunque la paz al igual que la fama, cuesta, pues estamos acostumbrados a buscar en el lugar erróneo y perdemos demasiada energía y tiempo.

Paz húmeda y precipitada

La armonía de la lluvia cayendo nunca antes le había llamado la atención, simples gotas precipitándose desde las capas altas de una atmósfera ajena a su mundo, pequeñas porciones con historias trágicas que remataban contra la superficie de una tierra que continuaría girando incluso cuando ya no estuviera en ella, esa extraña costumbre humana de dotar de cualidades humanas a todo aquello que lo rodea con la única intención de poder comprender mejor el funcionamiento exterior y así olvidar lo realmente importante, el funcionamiento interior.

El extraño ritmo de la vida lo conducía hacia un vertiginoso camino en el que, por regla general, todos nos olvidamos del origen, nuestro origen, seguir las pautas ya marcadas convierte la vida en un proceso cómodo pero vacío de contenidos personales generados desde el interior, el centro se mueve en un espacio indeterminado y vacío originando una sensación de perdida y soledad, la lluvia seguía golpeando su ventana.

Buscando fuera de, rara vez se encuentra lo que está dentro de, la frustración se instala y la culpa dispara a diestro y siniestro mientras las relaciones afectivas, sociales y vitales se convierten en un parasitaje en el que las heridas y marcas de nuestro paso, se hacen más profundas, el mito de la caverna toma forma y nuestra propia dispersión nos hace vulnerables, más allá de sus ventana seguía observando la cadencia de la pluviosidad de aquel momento, el momento, vivir concentrado en observar la lluvia, en escuchar lo que su propio estado le estaba comunicando y disfrutarlo para poder construir a partir de su propia experiencia, por que, nos educan para recibir múltiples estímulos, un bombardeo de información que nuestra mente difícilmente puede procesar y que nos vuelve ignorantes en un aparente entorno renacentista, somos sabios del conocimiento vacuo, television, prensa, redes sociales y mundos virtuales nos alejan de, la lluvia.

Aquella mañana pensó solamente en aquella lluvia, pensó solo, sin más pretensión que, pensar y, después se sentó en aquella barra con un café delante y sus pensamientos ordenados, así nació este pequeño rincón, este pedacito de un momento en el que dejé funcionar mi mente sin forzar su funcionamiento, pensamientos fluidos que compartimos tu y yo, por que ya no necesito demostrarme nada, no necesito la aprobación del universo para ser quien ya se que soy, para construir después de haber destruido mi falso yo, alejándome de un ego peligroso que amenazaba con quedarse, hoy, a punto de cumplir 39 años, comienzo desde un 0 real, a partir de todos los hoy de mi vida puede que alcance un mañana, pero existen un montón de ayer que, no necesito, hoy soy otra persona, cada día es un nuevo día para ser, para explorar ese hoy en el que tenemos que vivir.

Y cuando cese de llover, ya veremos, primero hay que ve como llueve

martes, 21 de abril de 2015

Te acuerdas cuando empezaste?

Existe una frase que te suelen repetir unas mil veces cada vez que inicias un proyecto, "los inicios son difíciles" rara vez alguna de esas personas se para mucho mas y se interesa por la manera de poder ayudarte, cada uno va a lo suyo, esa es la tónica general, pero no es bueno generalizar, no, siempre hay alguien que te ayuda, suele ser cuando menos te lo esperas y normalmente, no acostumbran a preguntar demasiado al respecto, simplemente, te ayudan, su naturales es así.

Se establecen unas hermosas simbiosis en las que ambas partes salen beneficiadas siempre, este proyecto profesional y de vida, siempre está empezando, cada día es una aventura hermosa que vivir, no siempre resulta como uno quiere, pero al menos, al finalizar el día, lo he intentado, es mas de lo que tenía cuando me desperté. 

Caminar y avanzar significa cambiar, un verbo que es muy sano para el cerebro pero que da mucha pereza si vives cómodo en tu zona de confort, sin embargo, salir te aporta experiencia, te abre la mente y los ojos, tu percepción del entorno cambia y esa magia del día a día, de la experiencia, te inunda y te lleva a conocer multitud de gente, en ocasiones caminando por la calle, otras, durante un función, en Vigo, es muy difícil establecer contacto con otros círculos de personas, tendemos a crear mini clanes endogamicos, un poso de nuestra época de aislamiento del resto e la península, o al menos es mi impresión, sin embargo, las nuevas generaciones están cambiando esto, la juventud es buena, son descarados y tienen ganas de hacer cosas, siempre las han tenido.

Yo he tenido la fortuna de toparme con muchos jóvenes artistas últimamente, artistas como los chicos de


Un duo lleno de música, de ilusión y de ganas, y si, están empezando, y no es difícil empezar, lo difícil es siempre dar ese primer paso, ponerse ante el público y exponerte, arriesgarse y estar dispuesto a escuchar cosas que,a pesar de no gustarnos, nos hacen crecer y sumar.

Yo estoy encantado de que el próximo día 20 de junio estén conmigo sobre el escenario del Café De Catro a Catro, ese pequeño reducto donde Breogan "Asterix" y María luchan contra los Romanos anti cultura, un pequeño Café Gijón, donde se suceden las manifestaciones artísticas de todo tipo, donde todos tenemos un hueco donde expresar y mostrar nuestras propuestas.

Os esperamos en una noche muy especial, la mejor manera de celebrar el cambio de edad de este que suscribe, una tradición que comenzó el pasado 2014 y que, si puedo, pretendo mantener en el tiempo. 

Puedes buscarlos en Su Facebook Vaughtton Music, van a dar mucho que hablar!!! Y yo también!!!

lunes, 20 de abril de 2015

Del asfalto al tren, ruta de Castings, una inversión de futuro necesaria.

El arcén pintado de la carretera cambia por los caminos de hierro paralelos de la vía del tren.
Horas de viaje que en ocasiones nos conducen a nuevos escenarios y en otras, nos llevan de Casting.
Vigo está fuera del circuito habitual de Castings, siempre estamos lejos del meollo,je je, si eres actor y buscas trabajo en Galicia, es mas sencillo encontrar oportunidades en Coruña o Santiago, por lo que, el tren es la manera más cómoda de desplazarse, te evitas peajes, gasto de gasolina y además puedes ir trabajando durante el viaje.

Al igual que tener un buen video book o unas buenas fotos, lo cual supone una gran inversión, también tenemos que invertir en que se nos vea, en llegar al mayor número de posibles oportunidades, por que nunca sabes en que momento se van a presentar, es necesario viajar con los ojos bien abiertos.

29 de Abril de 2015, para que no nos confundan con los Celtas Cortos, hoy toca día de casting en Coruña, tenemos cita a lasa 17:00 en Oleiros, una localidad a las afueras de Coruña, por eso salimos con tiempo suficiente en el nuevo tren, ya ha llegado la alta velocidad al corredor Atlántico, hemos reducido a la mitad el tiempo del recorrido Vigo-Coruña.

Durante todo este tiempo, hemos ido, he ido, creando y pariendo textos, la oportunidad principal te la tienes que dar tu, el recorrido es importante enl esta profesión, cuantas mas vivencias, mas podrás aportar a tus personajes, las ideas siempre procuro que se materialicen, hace tiempo que la formula, "Y si", no funciona, es solo una excusa para no hacer, nada mas. Procuro llenar mi camino de "Hice y... me salió bien, o, me salió mal, pero al menos, lo intenté"
Pero este camino desgasta mucho, la actividad es constante, la incertidumbre, una fiel compañera y la falta de recursos económicos una variable que nunca abandona el brazo de la ecuación de nuestra profesión, somos muchos, todos muy buenos y válidos para una oferta que no puede asimilar tanta  demanda, ahora toca buscar nuevos caminos alternativos, otras vías para poder seguir, una inyección de liquidez, pues el dinero no da la felicidad, pero, es necesario para algunas cosas.

Igual que para conseguir un escenario tienes que picar muchísimas puertas para que se abra una, en el recien descubierto mundo del casting, pasa lo mismo, toca hacer muchos, aprender a presentarte ante el equipo de producción y, que tu perfil sea el adecuado o, el que necesitan en el momento, por eso, hay que hacer muchos, no pensar que te van a coger en el primero,pero, nunca ir predispuestos a que no nos cojan, vamos a disfrutar del aprendizaje, a proyectar lo mejor que tenemos y, indefectiblemente, a esperar, siempre nos toca esperar, que el teléfono se convierta en nuestro mejor aliado o, en nuestro peor enemigo, una tortura china que nos hace sufrir cuando no suena.

Ahora toca cruzar los dedos, tranquilizarse y desear suerte a todos los que se presentan a diario a Castings, pruebas , audiciones, entrevistas de trabajo y exámenes, Alea Jacta Est, que decían los romanos, in bocca al Lupo, los Italianos o mucha mierda, castiza expresión que, forma parte del argot teatral.

Coruña nos espera!!!


domingo, 19 de abril de 2015

Esencia

Años y años había repetido aquel ritual, una rutina cruel y despiadada en la que jamás piensa ser humano alguno, pues normalizamos nuestros actos una vez que se instalan en nuestro hipotalamo.

Día a día, sin darse apenas cuenta, cada que vez que sus ojos se encontraban frente a frente, poco a poco, muy lentamente,perdía.

Estaba por todas partes, siempre se encontraban cara a cara, alegres, tristes, relajados o enfadados, pero,siempre cara a cara, sin miedo a enfrentarse, no se hablaban, solo se miraban el uno al otro, siempre era él, siempre él, no había nadie mas, o, al menos, no lo conocían.

Aquella fidelidad enfermiza, le mostraba lo implacable del paso del tiempo, sus primeras canas, aquellas ojeras y surcos en su rostro, podía verlo todo, estudiar la profundidad de aquellos ojos y el gesto de su boca, se conocían desde niños, ambos se tenían que subir al bidét para poder verse cada día, por que se amaban en secreto, jamás confesarían su historia, tendrían parejas, compartirían espacios con ellas, pero nunca dejarían de amarse, habían llegado a conocerse tan bien que, con solo una mirada sabían todo del otro, invertidos por un eje de abscisas, confrontados entre si.

Nada se interponía entre ellos, y todo a la vez, los separaba, una relación que lejos de perder pasión, la iba aumentando con el paso de los años y la serenidad de la madurez, aquellas primeras miradas furtivas, con miedo a aceptar su propia condición y curso de vida, todo esto, por primera vez, lo pensó mientras se despedía de él una vez se hubieron lavado los dientes aquella mañana.

Memoria de un espejo 

viernes, 17 de abril de 2015

Caracoles y lluvia

Siempre me ha gustado pararme a salvar caracoles que, aprovechando la humedad de la lluvia primaveral, caminan ajenos al peligro que supone la planta herrada de un pie humano confinado en un zapato.
Son pequeñas criaturas que han llamado siempre mi atención, con los que he jugado en improvisados circuitos de carreras después de haberlos buscado entre la hierba mojada o adheridos, que bonito participio, a los postes que delimitaban las fincas vecinas. 
Esas babosas evolucionadas, con sus ojos tímidos y sus caparazones, odiadas por los lugareños por comerse las hojas de las berzas, a mi me causaban y causan gran simpatía, desde el bebe de caracol con su concha de claros reflejos y frágil consistencia hasta ese viejo y orondo patriarca de los limacos cuya joroba nacarada ya alcanza un grosor y textura rugosa, todos ellos, con sus rastros húmedos, estelas del lento avance de sus cuerpos, me retrotraen a una infancia llena de momentos felices, lejos de los adultos, descubriendo el mundo y disfrutando como un Huckleberry Finn moderno de los momentos fuera de la escuela, de los caminos de tierra y los pequeños riachuelos donde mojaban los pies en aquellos días cálidos.

Es extraño, un simple caracol puede despertar un montón de recuerdos, y esa sensación de ayudarle adelantando su camino y poniéndolo a salvo, de alguna manera, me convertía y convierte en una suerte de superhéroe para los caracoles, aunque todos sabemos que el cerebro de un caracol, no llegará a desarrollar emociones o sentimientos de gratitud, pero, que caray, la imaginación es de las pocas cosas que no están gravadas a día de hoy, y es una fuente inagotable de paz de espíritu, al menos para mi, ese ser humano salvador de caracoles que, curiosamente, es villano para las babosas, negras y regordetas, seres despreciables a los que no duda en aplastar y regodearse en el sonido que producen en el momento de salir explosión por presión, por que en el fondo, todos somos racistas.

jueves, 16 de abril de 2015

Es mi caos

No se explicar cual es mi proceso para crear, por que surge solo, a veces no quiere, se resiste y no aparece, en otras ocasiones , simplemente llega sin avisar y muchas, pero que muchas ideas que vienen y que no apunto, desaparecen, las olvido.
Me siento, escribo sin mas, dejo que los dedos sigan a la cabeza que lanza ideas sin parar, hablo solo me contesto o simplemente le hablo a las cosas sabiendo que no me van a contestar y en esa extraña locura controlada, se fragua y conforma lo que después veis cuando me subo al escenario, sobre todo en espectáculos con material propio, como TotalTito.

TotalTito no tiene reglas preestablecidas, el personaje que aparece en escena soy y no soy yo, se entremezclan de una manera extraña e incomprensible y el resultado final, a mi me sorprende tanto o más que al público asistente.

Los temas surgen sobre la marcha a pesar de que la base está escrita previamente, pero es solo una línea, una cuerda floja sobre la que hacer equilibrios buscando que, por ejemplo, tu, que has venido, entres y establezcas la conexión entre los dos, y supongo que realmente ese es el punto que lo convierte en algo único una oportunidad de comunión entre el actor y el espectador dentro de un universo que durante el tiempomindeterminado del espectáculo, se crea.

No existe un hilo argumental, no hay una introducción un nudo y un desenlace prescritos, por que es un canto a la frescura a la libertad sobre un escenario donde tratando de utilizar todas las técnicas a mi disposición, me arrojo sin red.

A lo mejor en el próximo canto, o bailo, a lo mejor salgo desnudo o vestido de sacerdote, no lo se, simplemente dejo que fluya.

Volviendo al hilo de, el proceso de creación, se crea un estado de neurosis muy estilo Woody Allen, surgen dudas, se tachan párrafos, se prueban mil maneras y modos de decir las cosas de una manera sorpresiva, y se escribe, material y material que en muchas ocasiones ni siquiera pasa al papel, que se queda en un archivo .doc y madura hasta que, llegado el caso, es el momento de utilizarlo.

Así funciona el sistema que utilizo, el caos total que, en el fondo es un gran orden, mi orden, mi caos.
Mi visión ácida en la ,ahorita de los casos, que siempre ofrece parte de cada momento y de cada emoción, por que sobre todo, escribo sobre mi propia percepción sobre mi propia realidad.

Y a final, espero que el resultado, os guste, por que de eso se trata en definitiva, de compartir y, básicamente, ahorrar horas de psicoanálisis buscando ese aplauso que, cuando acaba la función, es lo que me llevo, además de vuestro dinero.
Nos vemos en los teatros y bares!!!

martes, 14 de abril de 2015

Sentidos, usando los sentidos, nostalgia de ti, agua y música


Conectados por una red invisible, revisando la letra pequeña de whatsapp y escuchando aquella canción, la primera canción. 
Una melodía que no necesitaban escuchar para tener que bailar en silencio los dos juntos, abrazados y deslizando sus pies descalzos sobre la madera tibia de aquel pequeño refugio donde se amaban sin mas.
Solo una canción, un lento swing y piel sintiendo piel, el delicioso sabor de aquellos labios y una vela de fondo, y el recuerdo, un dulce recuerdo que mitigaba la cruel ausencia de su divina presencia.


Recorrer su calle, vagar por la ciudad buscando una falsa casualidad que volviese a provocar aquella musica, sentir la fuerza de un pecho comprimido por un miedo visceral a la pérdida de algo que jamás poseyeron ninguno de los dos pero que sintieron ambos por momentos, instantes donde el tiempo carecía de entidad, solamente era, su tiempo, el de los dos, de nadie mas.

Nada es para siempre, ni siquiera los recuerdos, que falsa sentencia, nadie puede borrar esos minutos, nada.
Ella, buscaba su norte, él ordenar un caos y recuperar el control de su propia vida, y se sintieron perdidos en un mar de silencio donde ya no sonaba su canción, y la buscó a ciegas como un loco, quemó cartuchos que jamás debieron salir del polvorín tratando de recuperar su canción junto a ella y cuando ya parecía que nada volvería a ser igual, escucharon de nuevo la música, estaban buscando lo mismo en distintos lugares y a distinto paso, imposible bailar sin ritmo, son cadencia y sin aquel swing que, conocían ellos dos, y que aquella corta travesía sobre paralelos perpendiculares aislados entre si, fué un punto de inflexión, el momento del estallido de una divergencia incomoda que los estaba dejando sordos.

Y volvió a fluir el arroyo de sentimientos, cada uno con los suyos, con sus propios ritmos y necesidades, pero sabiendo que eran agua corriendo, que así eran y así debían permanecer para poder discurrir a favor de corriente para llegar a un futuro mar común.
Y la música sonó, clara como nunca.
Sonó

lunes, 13 de abril de 2015

En una nube

En el camino me he encontrado con infinidad de momentos que han hecho que cada paso dado, cada antiinflamatorio, analgésico, ansíolitico y vendaje utilizado, que cada segundo gastado en arrastrar la mochila, la física y la mental, las horas de soledad, la incertidumbre y las dudas, merecieran la pena, desde el apoyo incondicional de Carlos y Ro, de los muchos de fieles seguidores que aun a día de hoy, continúan siguiendo mi empresa, como S.R al mensaje de Araceli cuando estaba a punto de arrojar la toalla en aquel camino de tierra de Medina del Campo o la gran cantidad de momentos subido a todos y cada uno de los escenarios que he ido pisando durante todo este tiempo, y por ello estoy siempre agradecido, por que sin todas esas pequeñas grandes cosas, no estaría donde estoy ahora, no seria quien soy ahora.
Y es hora de reconocer que tengo mi mérito, que tengo que seguir avanzando, pero lo que soy, lo he conseguido también yo, lejos de egos idiotas, sin olvidar que, todavía queda muchísimo por hacer y por aprender, pero sabiendo que, no me he rendido y creedme si os digo que han sido muchas las veces que lo he pensado.
Y ayer, llego tarde 8 minutos, me hubiera gustado decir, hoy, he recibido un mensaje que me vuelve a dar fuerzas, un mensaje que, da igual que se materialice o no, espero que si, cuando estaba más bajo de moral que nunca, llega como una transfusión para el moribundo, como esa brizna de aire fresco en un día de calor.
Y me siento como en una nube, lloro, sonrío, respiro y me pellizco para darme cuenta de que, me duele y estoy consciente.
Una noticia que me llena de energía, que vuelve a lanzar la nave hacia adelante con fuerza y que trae brillo a unos ojos que comenzaban a apagarse.
Estoy muy feliz, y volvería una y otra vez a aquel punto kilométrico en el que ya va a hacer mañana 2 años, en el que todo comenzó.
Gracias a todos los que formáis parte de esto, es un placer teneros a todos en mi vida, gracias.

domingo, 12 de abril de 2015

Ese olor

El olor de tu pelo, ese olor tan peculiar, tan fresco y tan tuyo, lo echo de menos, pero lejos de estar triste, me alegra poder recordar con cariño ese olor, el brillo de esos ojos y la curva de tu boca cuando sonríes sin llegar a abrir la boca.
Seguramente mucha gente se siente igual que yo, llena de amor, por que si, no tengo grandes cantidades de dinero, no en el haber, pero si  que tengo una vida llena de amor y, después de mucho tiempo, siento que algo dentro de mi ha cambiado.
Existe mucha gente que me quiere, pero solamente hay una persona a la que ahora quiero de una manera muy especial, después de a mi mismo.
No se cuanto tiempo durará, solo se que estoy atrapado, que puedo vivir sin ella, pero con ella todo es diametralmente distinto, mejor.
Y estoy en mitad de un momento con muchos cambios en mi vida, mucho que ordenar y mucho por sentir y vivir, pero ese olor, me transporta, me llena y hace que necesite ser el mejor, por mi y por lo mucho que quiero caminar a su lado, me da igual el tiempo que sea, pero caminar, conocerla comprenderla y amarla, abrir mi mundo hermético y dárselo sin condiciones.
A veces en su ausencia me pregunto si me echará tanto de menos como yo a ella, pero, es difícil echar de menos a quien está siempre, verdad?
Demasiado aire ahoga el fuego y la ausencia de este, lo apaga, por tanto, debo encontrar la medida justa de mi resuello.
Por que el tiempo puede ser una medida  infinitas dimensiones para el que espera y excesivamente corto para el que necesita que lo esperen, pero siempre hay un punto de equilibrio que conviene buscar.
Y por esto, solo puedo agradecer y disfrutar este momento único, esta oportunidad de amar y ser amado, de ser paciente y por que no, de dejar el café por una temporada.
Y como dice la canción "echándote de menos, y esperando ser feliz"
Feliz domingo a todos los que amáis.

sábado, 11 de abril de 2015

Tu mente

Por un instante, solo por un instante, el silencio.
Ni una sola voz, solo silencio, nada mas.
Ruido, mucho ruido, voces, vértigo y ansiedad, de nuevo presión en el pecho
Estomago cerrado y ningún destino claro en su mirada, de repente, miedo.
Ni un paso más, solo miedo, voces, angustia y ceguera, distorsión y pérdida.
No es ficción, es un hecho que puedo corroborar, pues lo he sentido en carne propia y no es agradable ni mucho menos, sobre todo cuando la base sobre la que se fundamenta este proyecto es, avanzar sin miedo, fuera ese miedo que nos impide ser, hacer y continuar a pesar de todo.
Nos pasa a todos, pero tenemos una obligación para con nosotros mismos, somos nuestro ser mas querido, nadie nos va querer nunca como nos queremos a nosotros mismos, ni nadie nos va a odiar tanto como lo que podamos odiarnos nosotros mismos.
Nos han enseñado que el egoísmo es malo, que el amor propio o el orgullo, son perjudiciales para el hombre, y no, nada de eso, el egoísmo bien entendido y bien aplicado, es mas altruista y mas sano de lo que nos cuentan, nunca serás capaz de estar bien con otro si primero no estas bien tú contigo, es simple, la vida es simple, muy simple.
Es muy fácil perder el rumbo, no tener claro el destino o sentirse perdido, pero solo pasa cuando dejamos de escucharnos a nosotros y empezamos a prestar atención a todo aquello que nos decían las voces y a dejarnos llevar por esa contaminación.
Somos nuestro peor enemigo, así que, mejor será que empecemos a querernos, a dejar de lado todo aquello que nos aporta cosas negativas y aceptemos que cuando estemos nosotros en fase de negación, nos apartaran a nosotros también.
No dejes que tu mente te boicotee constantemente, ponle freno antes de que sea demasiado tarde, no cometas el error que he estado a punto de cometer.
Vive hoy, mañana puedes no tener esa maravillosa oportunidad, no pierdas días por que, no van a volver jamás.

jueves, 9 de abril de 2015

Llamando a mil puertas, siempre se abre alguna.

No hay un secreto para no parar de actuar, la clave está, básicamente en, trabajar y trabajar.
Este camino es incierto y caprichoso, nunca sabes donde va a estar la próxima oportunidad, así que te toca coger cada día las riendas de tu camino, podría quejarme, lamentarme de que siempre salen las mismas caras en las producciones, pero además de ser una falta de respeto hacia mis compañeros de profesión, sería una soberana estupidez. A veces se me olvida que, no competimos contra nadie, salvo contra mí mismo, dejo que mi ego tome el mando y me desvío de mi senda.
Conseguir bolos, o sea, actuaciones, es un trabajo de chinos, tenemos que enviar mil correos, no cerrarnos a salir fuera, buscar nuevas salas y conseguir los datos de contacto, a veces te responden, la mayoría de las veces, no, por lo tanto, toca insistir e insistir.
Esta carrera de fondo no está hecha para gente sin paciencia, por eso es quizá, la parte más complicada para mis características personales, pero, hay que adaptarse y navegar en la mayoría de las ocasiones, contracorriente, pero me encanta este camino, con sus pros y sus contras, y aunque hay días en los que lo único que te apetece es dejarlo todo volver con las masas, existe una extraña fuerza, una energía que te empuja y te permite continuar.
Y todos tenemos la nuestra, por favor, no dejes de buscar la tuya.


miércoles, 8 de abril de 2015

Babel Babel







El día 18, vamos a internacionalizar Vigo!!!
Innovando, que es lo que nos gusta, gallego inglés italiano y español 
Para una tarde de cuentos en familia.






domingo, 5 de abril de 2015

Rememorando el camino, memoria y gente, mucha gente.

Soy de esas personas que evita a la gente cuando toma una foto, que va al supermercado, a poder ser, a horas en las que puedo comprar todo lo que necesito en menos de 10 minutos y que cuando no me he subido al escenario, los grupos de mas 5 personas, me saturan, en parte porque disponer de un solo oído hace que saber desde que punto procede el  sonido y sin embargo, en estos días en los que estoy reescribiéndo aquellos cerca de 500km caminados entre Vigo y Ávila, y para mi sorpresa, teniendo en cuenta la cantidad de horas de soledad en la carretera y de que, el público piña vez terminadas las funciones, volvían a sus vidas cotidianas, me encuentro con que el camino está sobre todo, lleno de gente, de recuerdos de todos ellos y de momentos que han sido los que realmente han hecho que el camino realizado haya merecido realmente la pena y que ahora rememorando cada día, todos vuelvan a la muchas página que ya he escrito.
Todos tienen su propia historia, su momento y su peso específico en cada uno de los recuerdos que ahora, pasado el tiempo y viéndolos con distancia, tenga una percepcion de mi experiencia que, cuando comencé a escribir, no imaginaba que llegase a tomar la forma que está tomando.
Estamos en fase manuscrito, todavía quedan muchas páginas por escribir, mucho texto por corregir y depurar, pero la verdad que está siendo una buena terapia, En algunos momentos, en otros, y por primera vez en mucho tiempo, me tengo que obligar a escribir, independientemente del estado  de animo en el que me encuentre, muchas veces lo que mas me apetece es arrancar las páginas ya escritas, dejarlo todo y convertirme en un mas de esos seres grises, carentes de sonrisa con los que me cruza diario por la calle mientras salvo las distancias a pie por una ciudad que cada día me dice menos, que poco a poco me quita el aire y me pide a gritos que tome distancia entre ella y yo.
Puede que en en algún momento vea la luz, o puede que no, lo que si, y lo recomiendo mucho, por lo que a mi me está aportando, sobre todo en los día si bajos, es, escribir, verbalizar en palabras sobre una hoja de papel, vuestros pensamientos, inquietudes, o la tontería más gorda que pase por vuestra cabeza, a mi, me está salvando de una mas que posible locura, o al menos de una que no sea como la actual, completamente inofensiva