jueves, 23 de julio de 2015

Sin más, te has ido, buen viaje pequeña

Yo te conocí y me enamoré de ti, de tu mirada, con esa caída de ojos y esa expresión triste.
Hoy he tenido que tomar una de esas decisiones que uno no quiere tomar por nada del mundo, porque nos han enseñado a no tomar la muerte como un paso normal de la vida, una consecuencia misma de ella y entonces, cuando llega el momento de enfrentarnos a ella, no la comprendemos.
Solo espero que el día que venga la Parca a tocar mi puerta, aquellos que me rodean, me dejen ir, a todos nos va a tocar tarde o temprano.
Te has ido hoy, 23 de julio de 2015 a tus 14 años y ya te echo de menos, se que estos últimos años has sido feliz y eso me llega, hoy te he evitado el calvario del dolor y la fatiga de vivir mermada por ese tumor extendido de tus pulmones, gracias por todo amiga.

Aquella maraña de pelo pequeña y vivaracha que nos enamoró y robó el corazón en Tenerife, de nombre te pusimos Ciuffa, mechón en italiano, en honor al mechón marrón de tus cejas en contraste con el resto del pelo negro del resto del cuerpo, microchip, vacuna y una cartilla donde supuestamente eras una Cocker Spaniel, todos sabemos que eras la mestiza mas guapa de la isla, carreras por La Caleta, por Adeje y tus continuos tirones de la correa, tus ladridos cada vez que un timbre de una puerta sonaba, ya fuese en casa o en la televisión, y los mimos que dabas y pedías constantemente.

Dejamos Tenerife y volamos a Vigo, reformamos una casa y una parte de la familia se nos fué, debimos ir tras ella, pero fuí cobarde.

La casa se lleno de otros animales con los que conviviste siempre mejor que con los humanos, perra lista y cuando perdimos la casa, acabaste en una nueva casa cerca de Pontevedra, creo que esos han sido tus mejores años, corriendo por una gran finca, teniendo tus cachorros y disfrutando de tu vejez perruna rodeada de cariño, hoy, te has ido, te echaré mucho de menos pequeña.


miércoles, 22 de julio de 2015

Lugares


Dos años y algunos meses después de aquellos primeros pasos, he pisado multitud de escenarios, muchos de ellos ni siquiera podía imaginar que los pisaría, tanto con mis espectáculos como siendo integrante de otras compañías o trabajando para empresas privadas, desde grandes teatros hasta lugares emblemáticos como el Rincón del Arte Nuevo en Madrid o A Pousada das Animas de Boiro y sin embargo, con trabajo y constancia, ahí vamos, conociendo multitud de gente que merece mucho la pena, lugares con encanto y escenarios variopintos, a continuación, una pequeña muestra de los últimos.


Gothic Circus School, en Mariscal Pardo de Cela, 10 Pontevedra
Con Pablo Mendez y Rebeca al frente, se convirtió, por arte de magia en una sala de teatro en la que ante un selecto público, obramos el milagro de la comunicación teatral, un lugar muy especial pues es también, muestra viviente de como trabajando duro, los sueños toman forma.


Nada de lo que pueda decir de A Pousada das Animas de Boiro será suficiente, sobre ese escenario han estado los mas grandes el último, el malogrado Don Javier Krahe y sobre esas tablas y con todo el respeto de un público entendido, tuve el honor y el placer de trabajar.  

No os engaña la vista, es Venezia, si si, la Venezia de Marco Polo, Carlo Goldoni o Vivaldi
Hasta Italia, mas concretamente a Favaro Veneto, tuve la suerte y el placer de viajar para mostrar mi trabajo ante la audiencia italiana que, disfrutó con la versión traducida, una muestra mas de la universalidad del teatro. Todo un lujo.


A las afueras de Pontevedra se encuentra el Liceo Mutante, un oasis multicultural en el que he tenido la suerte de inaugurar la temporada de teatro infantil y de conocer y compartir inquietudes con Cuqui Leotardos, fundadora de Falabaratas y compañera de pasión.
Dos visitas deliciosas que repetiré en el futuro.


Que decir de este sacrosanto y bendito lugar, el Café Gijón de la ciudad de Vigo, punto de reunion de todo tipo de artistas donde, siempre te sientes como en casa porque así es como te tratan cada vez que cruzas el dintel de las puertas de doble batiente, la entrada al Saloon donde el Sheriff Breogan, su madre María y todo el personal del Café De Catro a Catro de la Calle Gerona 16, te cuidan y cuidan sobre todo, la cultura
Un verdadero honor actuar siempre allí, solo o acompañado sobre el escenario, sabiendo que el éxito no es llenar, sino estar y sentir lo que solo se puede sentir en el De Catro.


Mi último escenario por conocer, Melandrainas Café, en Arteixo, que paradójicamente, no tiene Zara, un escenario especial, actué en pleno aniversario, y fué todo un honor y una gran responsabilidad, ahora ya formo parte de la historia, mi cartel ya está en el muro de las estrellas que durante este primer año de vida, de muchos, han pasado por allí.



Y hasta aquí mi travesía, escenarios nuevos trabajo y mas trabajo que se ve recompensado de la mejor manera, consiguiendo mas escenarios nuevos que os seguiré mostrando a medida que vayan llegando, porque cruzamos infinitos puentes cada día.

Gracias a todos los que hacéis posible que pueda seguir subiendo y defendiendo mi trabajo desde lo alto de un escenario, allá donde esté. 

domingo, 19 de julio de 2015

Por Burgos, pueblos maravillosos



Muesca en un nuevo pueblo, en esta ocasión el Bululú llega a un pequeño pueblo a las afueras de Burgos, Alfoz de Quintanadueñas.


El viaje bajo el sol de Castilla ha sido largo y lleno de anecdotas varias, en plena ola de calor y tras solucionar algun pequeño problema con temas de producción por causa del despiste eterno de un servidor, por cierto, gracias a Pedro, que en Puebla de Sanabria, mi tierra adoptiva, me salvó.


En principio estabamos programados para las 19:00 en la plaza de la Calle Mayor, pero el sol de justicia y la rapida decision de la concejala de cultura, un 10  para ella, Ana, hicieron que la actuacion se retrasara a las 19:30 y se programara en el centro cultural a cubierto. 


Y tengo que decir que, ha sido un autentico placer actuar aquí, un gran público que me arropó con su sentido del humor y su cariño, muchas gracias a todos, prometo volver!!!

viernes, 10 de julio de 2015

Photoshoot con Cande Balboa


Rodearse de gente talentosa siempre resulta positivo y para muestra, aquí podéis ver el resultado de la sesión fotográfica con Cande Balboa Fotografía.






Vestuario: Irene Varela Estilismo: Lualla Staff 




Peluqueria: Macb, Rebecca Montado

miércoles, 8 de julio de 2015

Pasos





Tarde de sol en los callejones y pasos, pasos sordos. Tras de si quedaba aquella edificación de tonos tierra que en otro tiempo que, nadie de su generación recordaba, salvo por los comentarios nostálgicos de los mas ancianos, de aquellos que todavía podían evocar el ya apagado modernismo de una urbe obrera que, como tantas otras, había permitido que los setenta fagocitasen la hermosa arquitectura de aquellos locos años 20.

Pasos, pasos sordos que había comenzado a escuchar nada mas apartar la vista de aquella jaula floral, una contención ante la inminente explosión cromática de geranios y petunias, los gatos acompañaban cada uno de sus pasos y mas de uno, atrevido y presumido, posaba durante los momentos en que él, móvil en mano, engordaba su lista de instantáneas de Instagram. A su derecha, un viejo rodillo tricolor acompañado de unas jambas de cemento raído con restos de la que había sido la pintura de referencia del lugar en el que el viejo, ya muerto, barbero, pasaba a navaja las barbas ralas y descuidadas de los marineros que, antes de satisfacer sus mas bajos instintos con las meretrices de la calle contigua, se adecentaban para ganarse el favor de la puta mas agraciada del lupanar, hogar de aquellas mujeres que fumaban y esperaban que, la profesión mas antigua del  mundo, todavía hoy sin regular a nivel laboral, las llevase a hechizar con sus vaginas, sabias en el amar, a uno de aquellos hombres que las cortejaban a cambio de unos reales y, quien sabe, algún tonto enamorado las pusiese un piso, igual a la prima de la Jacinta, aquella a la que el sacerdote llamaba su sobrina.

Pasos cada vez mas sordos, apagados por el rumor del agua cayendo sobre las piedras de la fuente que presidía aquella plaza sin nombre, enfrentada a aquel árbol estéril que lucía orgullosos en el blasón urbano flanqueado por la torre del homenaje de aquel castillo desaparecido tanto tiempo atrás.

Y allí, frente a la fuente, sentado junto al eterno invidente sedente, sus pasos dejaron de oírse, solo el lejano zumbido de la sirena de la ambulancia que jamás llegaría a tiempo de reanimarlo.

Sin embargo, él era feliz, desde lo alto de su dragón de bronce, disfrutó como un niño pequeño ante la expectación creada por su repentina muerte a toda aquella gente, ávida de morbo a la que nunca antes había visto en su vida, en aquella tarde de febrero bajo el sol.