miércoles, 11 de junio de 2014

Leonor

Hace varios días que la atención sobre los verdaderos problemas del pais se han desviado sobre algunos elementos o sucedidos de la actualidad, el rey se jubila, el pais pide una consulta  y Rajoy dice que se la suda completamente, sobre Rajoy, ninguna novedad, seguimos con una democrácia de estantería.
Pero se comenta, se dice, se rumorea que, la infanta Leonor, notese la mayúscula en el nombre no en el titulo, va a cobrar una cantidad insultante de dinero cada mes, por ser princesa.

En primer lugar, señalar que para el resto de niñas, que se sienten princesas y lo son, por no decir reinas, en su casa, esto es un agravio comparativo, superativo, pero rascando un poco, ¿No nos cuesta ya un monton de dinero a dia de hoy, que todavía no percibe ningún sueldo? Todos pagamos su educación, su comida, su ropa, su casa, sus vicios, alguno tendrá, y no deciamos nada hasta ahora.

Conclusión, somos mas tontos que mear en pared.

Y ahora un poco más en serio; En segundo lugar:

¿Cuanto vale la infancia de un/a niña/o?
¿Ha elegido Leonor nacer en la familia que ha nacido?

No, igual que tampoco un niño de una familia humilde, ni el hijo de una pareja de toxicómanos, no elegimos nacer, nos obligan, así que no voy a criticar el hecho de que Leonor cobre o no, es más, si lo hace, me parece perfecto, y es más, me parece poco por tener que renunciar a ser niña, por que las niñas, como decía Joaquín, ya no quieren ser princesas, nosotros las obligamos a ello, estúpidos adultos, Leonor nunca sabrá lo que es mancharse el vestido, mojarse los pies en un riachuelo o rasparse las rodillas cayendose en mitad de un pilla pilla.
Y todo eso no tiene precio, por mucho que queramos, Leonor no tiene la culpa de nada, al igual que el resto de niños del mundo, solo quiere ser niña y sueña con ser mayor, como todos nosotros a su edad.

Que razón tenía el poeta:

La princesa esta triste...

Yo, cada vez que pienso en princesas, tambien me pongo triste, solo tenemos una vida y deberiamos vivirla como a cada cual le plazca, ¿No os parece?
Pero no me hagáis mucho caso, Yo, Soy un anormal.

No hay comentarios: