domingo, 29 de junio de 2014

Desnúdate Coño

Vida subterránea, notas de un violín en la estación de un metro en una ciudad donde bajo tierra no hay forma de salir a la superficie, imagenes difusas de vidas pasadas y un sentido de la orientación mejorando en cada visita a la urbe.



Abrir los ojos y saber que nada sigue igual, que dos vidas se entremezclan, confundiendo la persona y el personaje, en que punto dejamos que se unieran, en que momento la vida volvió a zarandearnos y a controlar nuestros pasos, retomar esa consciencia vital es como esos azotes del viento del norte en la Galicia costera en un mes de febrero, cuando la niebla y la lluvia forman un único todo en tus huesos, pero el cartón no lo tapa todo y la noche se te ha metido hasta el tuétano, ya eres parte de la calle y saber que la ausencia de madre es una realidad cotidiana que forja tu forma de ser, tu manera de estar. Tu sigues un camino.



Esa conversación horas después de haber fracasado otra vez te da la fuerza necesaria para levantarte, hacer un atado con tus despojos y volverte a recomponer, cada pieza del puzzle de una vida rota desde hace mucho tiempo atrás, pero Aretha suena de fondo, otros tiempos donde todo era mas real, en el que la lucha y el enemigo, estaban claros, pero ahora, luchas contra entes, abstracciones y mundos binarios en los que te expones y lanzas sin red a una pseudorealidad en la que controlar tus pensamientos, pensamientos que te han hecho creer que son libres.



La poética, el romanticismo del mundo de la corrala de comedias solo es eso, romanticismo y poesía, pero los románticos y los poetas siempre han muerto antes de tiempo, ¿Cuando quieres morir?



Y desde lo alto del escenario os veo, desde cuarta os oigo y pienso, estoy aquí arriba, os voy a arrancar ese aplauso que regenera mis huesos rotos, la entrada ha sido buena, estáis sentados, la butaca es cómoda y el escenario salón de estar, me estiro en el tresillo de un texto cien veces estudiado, ese gesto me sirve de almohada y arranco, luces, calor y la sensación de la madera bajo mis pies crujiendo, cuantos habrán estado en este mismo punto en el que me encuentro, tos en el anfiteatro, esa señora me ha hecho una foto con su móvil, que manía de encerrar recuerdos enlatados en lugar de tenerlos propios y poder recogerlos cuando nos plazca, tenemos cerebros en jpeg, avi, mp3 y vidas en Xp.

La soledad no es un estado, es un medio, la vida, es una, ¿La vivo? es mas facil que me la vivan, pero...
echar la vista atrás y observar desde el tendido, electrico, cual pájaro, como están todos trabajando en el que debería ser tu puzzle, están colocando tus piezas por ti, piensan por ti y tu, alzas el vuelo, huyes de ti para encontrar una realidad mas confortable, y sin embargo, ya estabas cómodamente apoltronado, algo falla, ¿Que será, la mujer del quesero que será?



Tú sabes quien eres y al mismo tiempo dudas, neurosis de diván, del que dirán, que pensarán y vuelve el miedo, aquel miedo que te hizo reaccionar y avanzar tratando de recomponer aquella vida gris y marchita, aquel mes de marzo de 2013 todo cambió, sigo cambiando o, me he acomodado una vez más....

Pronto lo sabremos....    

No hay comentarios: