domingo, 6 de octubre de 2013

Teatro Solidario pa Tós, una bella experiencia


Han sido dos semanas a piñón fijo, ayudado por Carlos Leiro, con el beneplácito de Vanessa y Aitor, el apoyo de Antonio desde Librería Hobbit, imprimiendo los carteles y el soporte económico para la gráfica y la impresión de las entradas de L'italiana originale, por que la función solidaria nació como una función más.

 

En la Asociación Val do Fragoso me habían dado fecha para representar el día 5 de octubre, y como ocurre siempre en mi camino, suceden cosas y, hablando con Vanessa, se me ocurrió una idea para poder ayudar, hay gente que aporta una cantidad mensual para asociaciones o causas de las que poco o nada saben, total por un euro al día... pero yo no tengo esa fortuna, la de disponer de ese euro diario para causas benéficas, no por nada, simplemente por que mi fuente de ingresos principal, por no decir única, son las funciones que voy dando, las cuales me van sirviendo para aportar algo a la maltrecha economía familiar, así que mis aportaciones y ayudas son sufragadas con mi trabajo.
Me acompañaron en el teatro, mi primera función en solitario, cobrando una entrada y en una sala, sólo para mi ante el público, la siempre hermosa y generosa Humy Donado, un elegante caballero y mejor persona, Julio Cela, sin olvidar al gran Carlos Leiro y a Carlos Giraldez que desde la distancia, siempre está, para lo que haga falta y a la inmensamente bella por dentro y por fuera, Araceli Cardo de Lucas y su familia.

             
  Nunca antes me había sentido tan pleno y satisfecho después de una función,pero también tengo que decir que nunca antes me había sentido tan nervioso y angustiado, nunca antes había tenido tanto miedo a equivocarme, a no tener público y nunca antes había tenido tantas ganas de no guardarme nada en el caso de que la respuesta hubiera sido mala.
Por fortuna, todo fue bien, no llegamos al lleno, pero casi llegamos a media entrada, no fué una gran ayuda, no en comparación con otras galas, pero todo ayuda, eso si, os aseguro que he terminado destrozado. 

           

El destrozo ha merecido la pena, ayudar siempre merece la pena, no hace falta que aportemos dinero, todo es dinero, nos dicen, pero nos mienten, y nos lo creemos, que es lo peor.
Podemos dar nuestra ilusión, nuestro cariño, cuanto hace que no sonríes por la calle a la gente que te rodea, o cuando ha sido la última vez que has parado y has indicado a alguien el camino, hace mucho verdad? No os preocupéis, todavía estáis a tiempo, el dinero está, no está, pero es dinero, no siempre ha estado entre nosotros, es más, desde que apareció, todo se empezó a torcer.
Yo solo puedo agradecer a la familia de Alex, a los que se han implicado sin preguntar en esta locura de quincena, da gusto encontrar gente así, y aprender de todos ellos, si, aprender, por que parece que lo que hago es la pera, pero no tengo ningún tipo de mérito, yo solo, no sirvo para nada.
Gracias gracias gracias,  a todos y cada uno de los que se cruzan en mi camino a diario.

No hay comentarios: